Un 44% de mezclas peligrosas no cumplen con las obligaciones de clasificación y etiquetado

El sexto EU-wide Enforcement Forum project (REF-6) se ha centrado en la clasificación y etiquetado de mezclas. Las mezclas más comunes comprobadas fueron productos de lavado y limpieza; productos biocidas; revestimientos, pinturas, diluyentes y quitamanchas; adhesivos y sellantes; ambientadores de hogar.

En total, inspectores de 29 países verificaron 3.391 mezclas e inspeccionaron 1.620 empresas (fabricantes, importadores, usuarios intermedios y distribuidores).

Los principales hallazgos del proyecto fueron:

  • El 43% de todas las empresas comprobadas tenían al menos un incumplimiento y el 44% de las mezclas no cumplían de alguna manera.
  • El 17% de las mezclas comprobadas estaban usando una clasificación incorrecta, lo que puede dar como resultado un etiquetado incorrecto en las mezclas y, por lo tanto, un consejo de uso incorrecto.
  • Para el 9% de las sustancias con riesgos de mayor preocupación (carcinogenicidad, mutagenicidad, toxicidad para la reproducción y sensibilizadores respiratorios), no se aplicaron la clasificación y el etiquetado armonizados requeridos.
  • El 33% de las mezclas revisadas tenían un etiquetado incorrecto.
  • El 33% de las fichas de datos de seguridad verificadas no cumplían con los requisitos verificados en el proyecto.
  • El 22% de los cierres de las cápsulas de detergente líquido para ropa verificados no mantenía su funcionalidad correctamente durante toda su vida útil.
  • Para los biocidas verificados, alrededor del 7% carecían de autorización válida de acuerdo con el Reglamento de productos biocidas (BPR) o de la legislación nacional durante el período de transición. Para el 17% de los biocidas, las etiquetas no cumplían.

El informe concluye que los fabricantes, los importadores y los usuarios intermedios deben esforzarse más para obtener la clasificación correcta para las mezclas y comunicarla en la cadena de suministro. Esto evitará que se difunda información incorrecta en las fichas de datos de seguridad y en las etiquetas. La industria también debe trabajar para mejorar la calidad de las fichas de datos de seguridad, lo que a su vez conducirá a una mejor información que fluye a través de la cadena de suministro.

Además, se debe mejorar la comprensión de la legislación sobre biocidas para minimizar las infracciones causadas por la falta de conocimiento del BPR.