Mapeo de sustancias registradas – Acción regulatoria

Desde mayo de 2018, la ECHA lleva a cabo el mapeo del universo de las sustancias registradas que se encuentran en el mercado de la UE para transformar los vastos datos generados en REACH en conocimientos sobre qué sustancias necesitan más información sobre peligros, más medidas de gestión de riesgos o sobre las cuales las autoridades pueden concluir que no son una prioridad en este momento.

Actualmente, el mapeo comprende alrededor de 19.000 sustancias, pero la atención se centra en las 4.700 sustancias registradas por encima de 100T/año. La ECHA ya ha asignado más del 40% de estas sustancias a los siguientes grupos de sustancias (tal y como se indica en el Informe de Estrategia Reguladora Integrada de la ECHA publicado en abril de 2019):

  • Alta prioridad para la gestión de riesgos, con alrededor de 270 sustancias. Estas son sustancias con una preocupación identificada y para las cuáles es necesario establecer medidas de gestión del riesgo.
  • Alta prioridad para la generación y evaluación de datos, con alrededor de 300 sustancias. Estas son sustancias potencialmente preocupantes y para las cuales es necesario generar y evaluar más datos.
  • Baja prioridad para futuras acciones regulatorias. En este grupo, alrededor de 450 sustancias se consideran ya suficientemente reguladas y casi 500 sustancias se han concluido como de baja prioridad después de la evaluación.

Esta información ayuda a las autoridades a identificar, planificar y monitorear el progreso en la identificación y regulación de sustancias de interés.

La lista de sustancias se publicará a finales de año en el sitio web de la ECHA y se actualizará a medida que avance el trabajo.

Sin embargo, las autoridades aún deben aclarar a qué grupo pertenecen las 2.700 sustancias restantes. Esta área incierta es lo que queda después de más de 10 años de detección sistemática, centrándose en sustancias altamente preocupantes. La ECHA prevé que un número significativo de ellas se someterá a controles de cumplimiento o evaluación de sustancias en los próximos años para generar la información necesaria para el establecimiento y evaluación de prioridades